El amor empieza por uno mismo para después amar al otro.

Cuando dicen que ‘todos son iguales’, creo que muchos se equivocan, no todos son iguales, pues el hombre o la mujer que te ama de verdad no te hará daño. Simplemente aún no has conocido a la persona correcta para ti.

La infidelidad posee un significado que para muchas parejas no tiene límites a la hora de estar con otras personas a escondidas. Sin embargo, hay personas que ante todo respetan la relación y esto se debe a algunos factores de madurez:

Buscan estabilidad: Quienes supieron cerrar ciclos son aquellos que por lo general disfrutaron de su libertad en algún momento y ahora se sienten listos para empezar una nueva etapa.

Mayor responsabilidad: Nadie viene al mundo para aguantar fantasmas o lidiar con miedos de otras personas, ya tenemos suficiente con nuestros problemas. La persona madura estará lista para afrontar la responsabilidad de iniciar una nueva relación sin dañar a su pareja.

Se siente seguro: Alguien que de verdad ama jamás te hará sentir mal con esos celos enfermizos pues esta persona ha entendido de qué se trata el amor y ahora te da tu espacio y se siente seguro de sí mismo y de haberte elegido para compartir sin importar el qué dirán.

Autoestima: Es alguien que tiene muy claro lo que vale y sabe que no necesita demostrarle nada a nadie. Su ego se convirtió en empatía y amor por su pareja, de tal manera que no la verá como si fuera un trofeo de colección.

Respeto: Observa y analiza a tu pareja. Fíjate cómo trata a los miembros de su familia, a su mamá, papá, hermanos. ¿Se llevan bien? ¿Les habla con respeto? ¿Les quiere? Si es así, pues estará preparado para ofrecerte el mismo trato.

 

Deja tu comentario

Te puede interesar